ODISEA 1

 

CONSTRUCCIÓN DE RECINTOS ACUSTICOS ESPECIALES ARTESANALES

Por: Alfonso de Rojas

Cómo podemos disfrutar de objetos que normalmente están vedados al común de los mortales?

La Alta Fidelidad Final, en términos generales, se caracteriza por la desmesura. Además subjetivamente sino es caro no es bueno, y si no tiene marca aún es peor.

Tengo interés por el diseño industrial. Mi profesión es la de Maestro Industrial y me dedico desde hace 16 años a fabricar programas informáticos y a la formación de personas y empresas en el uso de programas de diseño asistido por ordenador.

La incorporación de un equipo de audio en un entorno doméstico es algo muy complejo y que se escapa al conocimiento de la gente en general. Incluso en los establecimientos especializados los criterios son partidistas y parciales.

Os voy resumir mi experiencia.

Los diferentes niveles de exigencia que nos marcamos van directamente ligados a nuestra pasión por la High-End. La cruda realidad va colocando a cada uno en su sitio. En mi caso he tenido mucha suerte, ya que en primer lugar conocí la tienda Werner de Barcelona donde me aconsejaron el material que mejor se ajustaba, a mis posibilidades económicas. Por otra parte, cuento con el privilegio de tener un grupo de amigos con amplios conocimientos y que ya pasaron antes por la experiencia de conformar su equipo de audio. Sus consejos han evitado que cometiese las equivocaciones que otros cometieron. Eso se traduce en la optimización de la inversión económica para conseguir como dice Ernest Ruiz el Audio Nirvana.

He tardado seis años en conseguir un sonido, muy cercano al instrumento original. En estos momentos el equipo de audio esta formado por los siguientes elementos: Lector CD COPLAND 289 modificado, Seguidor Catódico diseñado por Mauricio Urkidi, Filtro Activo también diseño de Mauricio Urkidi, Amplificador de agudos: etapa Audio Agile en clase A de 15 watios, para las frecuencias medias utilizo dos monofónicas de 30 vatios en clase A clones de las Aleph 3 de Nelson Pass y por último para las frecuencias bajas una bestia de 48Kg, la ROTEL RB1090, los cables son de cobre elaborado por la empresa danesa Jantzen de sección plana con dialéctrico de teflón, montados por AudioXcel.

Esta combinación obedece a la exigencia del recinto acústico.

De hecho el equipo de audio se ha diseñado partiendo de los recintos acústicos y eligiendo las etapas de potencia en función de las características de los altavoces.

La primera vez que me crucé con las Nautilus me quede anonadado y mas cuando me enteré del precio, mas de 48.000 la pareja, además hay que añadir ocho etapas monofónicas de 500 vatios. Eso me alejó momentáneamente de toda idea de disfrutar de dichos objetos ya que eran inalcanzables.

Pero el estigma del diseño de un recinto acústico que rompía con las líneas clásicas ya me había calado.

He de decir que gracias a estar arropado por personas como Mauricio Urkidi con grandes conocimientos en el campo del diseño de elementos de High-End me facilitó la decisión de afrontar la construcción de este tipo de recinto acústico.

Antes de llegar a fabricar unos recintos de esas características ya había fabricado 22 parejas de recintos que he ido comercializando.

Las predecesoras son estas que se muestran en la imagen:

La elección de los transductores estuvo dirigida por Mauricio. Me aconsejó para el altavoz de agudos el buque insignia de la marca Scan-Speak el modelo R2904/700000.

Para las frecuencias medias-bajas el altavoz elegido fue el SEAS W15CH001 con membrana de magnesio y para las frecuencias bajas se eligió el hermano mayor W26FX-001 con membrana de magnesio y aluminio.

Partiendo de esas premisas procedí al diseño de los recintos acústicos inspirados en el diseño Nautilus de la inglesa B&W.

Los recintos acústicos originales Nautilus se sirven al cliente con un divisor de frecuencias fijas lo que obliga a utilizar etapas de potencia muy concretas ya que no se puede controlar la sensibilidad de entrada. Los cables son los de fábrica sin posibilidad de cambio salvo que se desmonte el recinto. Eso es un problema que yo no quería tener.

En el caso de mi diseño eso no ocurre ya que el filtro divisor de frecuencias incorpora atenuadores que permiten ajustar la sensibilidad de ataque a las diferentes etapas de potencia. En la peana de los recintos hay conectores de gran calidad para poder conectar los cables mas adecuados.

Para el diseño de los recintos utilicé el programa de dibujo AutoCAD V2002.

Gracias al cual pude calcular con precisión el volumen interno que genera la forma de caracol característica del recinto.

Cuando se plantea la construcción de una pareja de recintos acústicos con formas complejas, inmediatamente te planteas la fabricación de un molde.

Claro que la fabricación de un molde plantea a su vez otros problemas.

El reto fue conseguir fabricar unos recintos acústicos cambiando ostensiblemente el diseño original de la Nautilus mejorando ciertas características y sobre todo utilizando recursos que están al alcance de cualquier aficionado.


En realidad esa es la gran dificultad que entraña la construcción. Al no disponer de medios de alta tecnología como por ejemplo máquinas de control numérico y demás utillaje, la construcción se complica porque no olvidemos, que hay que hacer dos recintos y que han de ser idénticos.

Las herramientas empleadas en la construcción son las normales que podemos encontrar en cualquier taller de bricolaje doméstico. No hace falta que las enumere ya que cualquier aficionado las tiene en su taller.

El las fotos que adjunto se ve claramente la forma en que se fue creando el recinto troncocónico. Utilicé para la construcción 60 Kg. de resinas epóxicas y 423 horas de trabajo.

Para que los recintos sean iguales hay que fabricar los dos recintos al mismo tiempo.

Es importante advertir que para alinear y nivelar convenientemente los tres cuerpos de que se compone el recinto habrá que utilizar una base perfectamente nivelada y plomada láser, a ser posible. Eso garantizará la ubicación perfecta de los tres cuerpos.

Uno de los grandes problemas es el acabado final. Yo lo tuve claro: lo dejé en manos de los profesionales.

El acabado final consta de una imprimación gorda para tapar cualquier irregularidad seguida de un pulido minucioso, a continuación se le aplica una imprimación fina seguida de otra fase de pulido y por último la fase final de pintura.

El resultado es el que veis.

 

Para terminar quiero agradecer a Mauricio Urkidi y a Pablo Crespo los consejos y enseñanzas sin las cuales difícilmente me hubiese atrevido a afrontar este trabajo.

Y por último invitaros a experimentar la gran satisfacción que proporciona una experiencia semejante.

Saludos.

 

Alfonso de Rojas

 



inicio

 

Colaboración: ODISEA 1